¿Puede el arte como experiencia, o la vida experimentada a través del arte, es decir, el arte como contra-información, como resistencia a la comunicación, convocar desde la afección simbólica a la acción real que hace falta para restituir las identidades perdidas de un pueblo?

 

La respuesta es el enigma que urge ser revelado.